domingo, 8 de junio de 2014

LA OPINIÓN

Albert Einstein (1879-1955) Físico y matemático alemán.


Me siento cada vez más estúpido

Leo no sin cierto rubor, lo dicho en estos días ante el pleno del Senado del Ministro de Justicia Sr. Gallardón, publicado en un periódico nacional de gran tirada, que viene a decir que las TASAS JUDICIALES han venido a  disminuir la cantidad de recursos que se planteaban frente a las sanciones de los conductores, que buscaban el error de la administración o del mismo procedimiento, para evitar el pago de la sanción, ya que “ahora no va a ser rentable”.

Pues bien, partimos de tres premisas:

 ·       La administración y el administrado no juegan con las mismas armas y medios.
 ·       La administración precisamente "busca" el error del conductor para sancionarle, ya hablamos en otro post anterior, que no parece que aspire a formarlo. Justicia y recaudación no deberían ir nunca unidos, como no se debería plantear nunca que un hospital “público” fuera rentable, la salud de un hijo no tiene precio.
 ·       De lo anterior podría concluir, que si no tengo las mismas armas, y cuando me sancionan, a veces es por un error, voluntario o no, que menos, que cual ratonzuelo, se me permita "buscar" ese ERROR en quién se le supone garante del Estado de Derecho, y al menos, de ejemplo haciendo las cosas bien, si es lícito que se me sancione, más lícito es aspirar a que se cumpla con la ley, tanto para sancionarme como para concluir el procedimiento cumpliendo la legalidad de principio a fin.

     Y por qué me siento estúpido, primero por pensar que se legisla por el bien de los ciudadanos por un interés general y no uno particular, y menos económico, y segundo, porque cuando trabajo en mi despacho para intentar demostrar que se sanciona a un conductor de manera irregular, sin seguir trámites y procedimientos, en definitiva LA LEY que se nos exige cumplir y que cuando compruebo que es posible contrarrestar el Poder del Estado, ya que existe un “error de la administración”, me doy cuenta que antes peleaba contra lo que uno piensa que es justo, y ahora lo primero que tengo que ver, es si va a ser RENTABLE, para el supuesto infractor. RENTABILIDAD FRENTE A JUSTICIA, curioso, pero penoso dilema.
paisdeloco.com

Ese supuesto infractor, que le han sancionado con Cientos de Euros y le han quitado varios Puntos, por que un funcionario no se preocupó de registrar el escrito de alegaciones, o reproduce tal cual idéntica respuesta inmotivada al recurso, o niega que haya llegado la documentación que justifica que no era él, el que conducía, (y si, a veces es verdad) o se me denegó una prueba por considerarla innecesaria, con un corta-pega que ni siquiera describía los hechos de la denuncia (incluso la matrícula era de otro vehículo) o había copiado el nombre de otro supuesto “INFRACTOR”, FRENTE A 
ESTO, DEBO SER “ESTUPIDO” POR CONSIDERAR QUE DEBEMOS PODER PELEAR HASTA EL FINAL LO QUE CONSIDERAMOS QUE ES JUSTO.

Sin pensar en la “rentabilidad”, claro.