domingo, 28 de septiembre de 2014

LA OPINIÓN: GALLARDÓN NOS DEJÓ, Y CÓMO NOS DEJÓ.

Abraham Lincoln

Alguno que me siga dirá que esto qué tiene que ver con el blog, que es del motor, y con mi especialidad que es el derecho de la circulación, los accidentes de tráfico y su consecuencias legales y económicas. Y por que si me sigue sabe que mis artículos van más allá de una cuestión normativa, me gusta opinar y aquí me dan la oportunidad, con cierta libertad, que hoy en día es mucho.

Pues bien, a eso voy, a mi la cuestión política me importa bien poco, me importa lo que las decisiones de los políticos, haciendo política marketing y de magnitudes macroeconómicas, las desarrollan sin pensar en los perjudicados, y digo bien, perjudicados, no administrados, no ciudadanos, sólo perjudicados.

Y como lo que quieren leer es algo referente al motor, les diré, lo siguiente, mejor no tengan un accidente, obvio, pero no saben en el calvario que acaban de entrar ya no en lo personal y familiar que lo será, si no en lo costoso y cuesta arriba que se lo ha puesto nuestro EXMINISTRO de INJUSTICIA, como si no fuera bastante tener un accidente de tráfico y tener lesiones serias.

Les pongo un ejemplo, y lo voy a situar desde donde escribo, la provincia de Sevilla, Antonio va conduciendo su vehículo por la carretera de a-8100, cerca de la bonita ciudad de Carmona, un camión se salta un stop que la mala señalización y un árbol insuficientemente podado, no vio, con la desgracia de Antonio de sacarle de la carretera, tras alguna vuelta de campana.

Afortunadamente en este caso iba sólo pues acababa de dejar a sus hijas en la guardería, pero el accidente le produce heridas de consideración que hacen necesario el traslado hacia el hospital mas cercano y la intervención de urgencia de sus lesiones.

Tras más de 9 meses en el hospital y con lesiones importantes en la médula le dan de alta pero con una paraplejia y en silla de ruedas.

La familia viene después de mucho tiempo, a verme al despacho tras el alta y me pregunta que si les puedo llevar el caso, que entienden que al menos la Compañía de seguros debe asumir la indemnización, que les han cuantificado un amigo que “estudio derecho” en 750.000€, asumiendo que la familia por ignorancia de los plazos y mal consejo del estudiante de derecho, no puso la denuncia en vía penal,  no le queda mas que la vía civil.

Aquí es donde se me cae el alma a los pies, cuando les debo transmitir, que además de la pena, van a tener que pagar por decisión del señor Ex ministro de justicia, la cantidad de 4.550€, (si han leído bien) para el caso no infrecuente en estos asuntos que llegara al Tribunal Supremo, exclusivamente como pago de TASAS JUDICIALES, por la necesidad de acceder a la justicia, y no contento con esto se pretende eliminar los juzgados que no son de provincias y REORGANIZARLOS, esto es que puede que en lugar de ir al juzgado de Carmona, a 5 KM de su casa tenga que plantear la demanda en Sevilla, con el aumento de gastos y molestias.

Diríamos, bueno, pero este pago servirá para algo, si esta justicia JUSTICIA DE PAGO, sirviera para que se le diera una justicia de calidad, o al menos rápida, pero no, no se engañe Antonio, y su familia, tendrá que  esperar entre 5 y 8 años para poder recibir lo que le es justo y le pertenece.

Si ya se que no es un articulo muy optimista, pero no lo es si estamos hablando de justicia, y esta no se puede cuantificar no se puede poner en una hoja de cálculo que saque ratios y decida quién, dónde, cuándo y quiénes vamos a recibir un poco de esa justicia que se nos hurta con esta normas, nuestro vecino del norte, Francia, reconoció el error y las eliminó, nosotros tendremos que esperar varios años a que nuestro Tribunal Constitucional le de tiempo a resolver, y mientras los ciudadanos, seguirán siendo perjudicados por la propia Justicia, cara y lenta, y si lenta NO ES JUSTICIA.

Gallardón nos dejó sin justicia, con tasas, y sin juzgados.

Francisco de Quevedo
                                         
                                   #cambiarparaavanzar