domingo, 5 de octubre de 2014

ENTREVISTA: JUAN ANTONIO CARRERAS ESPALLARDO, CRIMINÓLOGO COORDINADOR DEL MANUAL, “ASPECTOS CRIMINOLÓGICOS EN MATERIA DE SEGURIDAD VIAL”, POLICÍA LOCAL Y PERIODISTA.

Puede definirse la criminología vial como una disciplina encaminada al estudio y prevención de los delitos contra la seguridad vial, y a la resolución de todo conflicto que surja tras un siniestro vial; actuando sobre los comportamientos delictivos o desviados dentro de las vías, a la restitución de la víctima a su estado original; haciendo hincapié en las formas de control social, tanto formal como informal y a la reacción social que causan los siniestros viales. Así, este manual explora a través de sus 21 capítulos y desde las diferentes vertientes aportadas por los autores que han contribuido a hacer posible este volumen, los diferentes aspectos que la criminología vial puede aportar en pro de la prevención, todo ello coordinado por el criminólogo, periodista y policía local Juan Antonio Carreras Espallardo.



1-     ¿Cómo se fragua la idea y cuáles son los objetivos que se pretende alcanzar con esta obra?
Este manual surgió de forma casual, pero con toda la intención. Antes de tener los autores o los capítulos, ya sabía exactamente sobre lo que quería escribir. Pensé en escribir el manual solo, pero pensé que era mucho mejor buscar expertos en diferentes materias para convertir el libro en un verdadero manual de referencia tanto en Universidades como a pie de calle, como coloquialmente se diría. La idea era recopilar a profesionales de dos materias diferentes, por un lado del mundo de la criminología y por otro, del ámbito de la seguridad vial. Y por supuesto que confluyan en ambos campos de alguna forma para que las propuestas sean productivas.
 JUAN ANTONIO CARRERAS ESPALLARDO
Hice un primer sondeo buscando un experto en cada materia, no todos aceptaron, no sé, quizás por miedo o porque están hipotecados políticamente, la cuestión es que me costó bastante trabajo porque no todos los autores están acostumbrados a esto de escribir y publicar, y es una pena porque en este libro muchos de ellos han dejado atrás sus miedos y han sacado su verdadero potencial a relucir. Lo que sí he tenido muy fácil es buscarlos, porque no son pocos los amigos que he conocido por Internet o con los que trabajo a diario.
Definitivamente fue algo necesario, tuve la idea como podría haberla tenido cualquier otro criminólogo. Por un lado trabajo muy directamente con la seguridad vial y por otro lado, como criminólogo, no dejo de buscar ideas y soluciones al problema del tráfico, pero desde la vertiente de la criminología vial.
Se lo propuse a José Manuel Servera, director de Criminología y Justicia, al que conocí en persona el otro día en Madrid, ¡mire qué cosas tiene esto de Internet!, después de conocernos y haber trabajado en varios proyectos desde hace años. Servera aceptó y le agradezco el total margen de confianza que me brindó en todo, en elegir a los autores, los capítulos, etc. Eso se agradece.
El objetivo del manual es impulsar la Criminología Vial y poner en contacto la Seguridad Vial con el mundo criminológico para ofrecer soluciones hasta ahora desconocidas e incorporar el punto de vista de verdaderos profesionales en la materia.


2-    Criminología Vial, es un término que se acuña en éste manual, ¿A que se refiere concretamente?
Aspectos criminológicos en materia de seguridad vial es además el primer manual donde se recoge el nacimiento de la criminología vial y todos sus puntos de estudio, tanto antes, durante, como después de la ocurrencia de un siniestro vial.
Se trata de una disciplina encaminada al estudio y prevención de los delitos contra la seguridad vial, así como a la resolución de todo conflicto que surja tras un siniestro vial, actuando sobre los comportamientos delictivos o desviados dentro de las vías, a la restitución de la víctima a su estado original y haciendo hincapié en las formas de control social, tanto formal como informal, y a la reacción social que causan los siniestros viales.
Dicha definición, como las primeras referencias en cuestión de criminología vial han sido creadas por un servidor y por el criminólogo José María González González. 


Y debemos felicitarnos porque es el primer manual a nivel mundial donde se aportan soluciones a la seguridad vial desde el plano de la criminología. Además del nacimiento de la criminología vial. En la definición de criminología vial hablamos de siniestro vial y no de accidente de circulación o tráfico, que según la Orden Ministerial de 18 de Febrero de 1993 es la definición legalmente establecida. Si tenemos en cuenta los tiempos actuales, los avances del tráfico y sobretodo de sus normas, principalmente las penales, con la tipificación de los delitos contra la seguridad vial y otros relacionados con los siniestros viales, el término accidente va dejando de ser correcto para referirse a estos hechos, ya que estamos diciendo que es algo que tiene que ver con el azar o la casualidad y como sabemos tiene poco de fortuito y eventual, sino más bien de evitable y negligente. Como vemos es necesaria una redefinición del término más consecuente con la realidad victimal. Los accidentes de tráfico o circulación (hechos de tránsito en países sudamericanos) pasarían a llamarse siniestros de tráfico o viales (suceso vial), con unas características especiales: si hay víctimas (tanto leves, como graves o fallecidos) sería agresión vial; si es con daños materiales: daños del tráfico; y en tercer lugar, si se debe a factores ajenos al factor humano (que ya es raro, por ejemplo cae un árbol por el viento): sería accidente de tráfico.

3-     ¿Tiene la sensación que “se clama en el desierto” en relación a la seguridad vial y todo lo que se hace en post de evitar accidentes tiene poca trascendencia, hasta que no le toca a uno?
Por partes. Primero, hemos avanzado mucho en materia de seguridad vial. Miren los datos sobre muertos en carretera de hace diez años, o más concretamente en 1989 con más de diez mil víctimas mortales a las 1.680 del año pasado (2013). La diferencia es notable. Los planes de seguridad vial, el carné por puntos, la tipificación como delito de algunas conductas o las campañas continuas de concienciación de los medios de comunicación por ejemplo. Todo ello ha contribuido a que actualmente la seguridad vial se tome en serio. Queda mucho por hacer, soy consciente pero optimista.

Segundo, las víctimas, la mayoría no habían tocado la seguridad vial antes de serlo, antes de perder a un hijo, a un padre. Cuando se convierten en víctimas se dan cuenta de que hay cosas que mejorar. Y luego estamos nosotros, que no somos víctimas pero queremos ayudar. En algunos casos somos expertos en la materia y en otros somos voluntarios dispuestos a ayudar en lo que haga falta. Todos merecen mi respeto y por supuesto admiración.

4-     Refiéranos las personas que han intervenido en éste libro y cuales han sido sus aportaciones?
Lo mejor del libro, sin duda, sus autores, muchas disciplinas unidas por un fin común: la seguridad vial. Son especialista en la materia que están tratando, nadie como ellos para hablar de ese tema y aportar soluciones. Y es justo nombrarlos a todos.
Criminología vial. Un nuevo enfoque multidisciplinar de la seguridad vial (José Maria González González y Juan Antonio Carreras Espallardo), Análisis de las causas de accidentes de tráfico en Cartagena (Manuel Asensio Montilla), Delitos contra la seguridad vial (Álvaro Bellas Dublang), Simulación y disimulación en materia de tráfico (Silvia Borreguero López), La defensa en los delitos contra la seguridad vial (José María Caballero Salinas), Cuestiones criminológicas relacionadas con la conducción y los siniestros viales (Juan Antonio Carreras Espallardo), Hacia la visión cero en España (Antonio Cerezo Sanmartín), Medicina legal relacionada con la seguridad vial (Fayna E. Domínguez Pérez), Prevención de riesgos infantiles, educación y seguridad vial (Mª Trinidad Espada Cerro), Hacia un concepto de seguridad vial (Raimundo García Cuesta y Beatriz Delgado Castillo), Conducir vehículos sin poseer permiso o licencia de conducción: necesidad social o criminalización (Pedro Joaquín González Garre), Conducción agresiva, una problemática social (José Maria González González), Documentoscopia aplicada al nuevo permiso de conducción de la Unión Europea (Valentín Guillen Pérez), Los accidentes laborales de tráfico. Seguridad vial laboral (Francisco Javier Jiménez Jiménez), Reconstrucción criminológica y perfilación criminal aplicada en accidentes de tráfico (Félix MacGrier Ríos), Operativa policial en delitos viales (Miguel Ángel Paredes Porro), Trabajos en beneficio de la comunidad (Diana Parente Pampín), Seguridad vial Vs Medios de comunicación (Ana Quevedo Gómez), La criminalística aplicada a los hechos de tránsito y la correcta preservación de la escena vial (Fernando Ramírez Mendoza), Víctimas o afectados (Flor Zapata Ruiz), Investigación y reconstrucción de atropellamientos o atropellos (Mario Murrieta Fournier y Juan Antonio Carreras Espallardo).
Excepto Fernando Ramírez y Mario Murrieta que son mexicanos, el resto son españoles.
Y sus ocupaciones. Manuel Asensio es inspector jefe de la Policía Local. Álvaro Bellas es magistrado. Silvia Borreguero, abogada, perito caligráfico y criminóloga. José María Caballero, vicedecano de Criminología de la Universidad  UCAM. Juan Antonio Carreras, Policía local, criminólogo y periodista. Antonio Cerezo, Policía local y criminólogo. Beatriz Delgado, RRHH y Relaciones Laborales y psicóloga. Fayna E. Domínguez, Médico y cirujana. Ciencias Forenses y Criminología. Mª Trinidad Espada, experta en Seguridad Vial, prevención de riesgos y lesiones infantiles. Raimundo García, Diplomado en Derecho y Seguridad Vial. Criminólogo. Pedro Joaquín González, Policía local y experto en Seguridad Vial. José María González, Policía local, criminólogo y experto en Seguridad Vial. Valentín Guillén, Policía local, criminólogo y master en Derecho Penitenciario. Francisco Javier Jiménez, licenciado en Derecho y experto en Seguridad Vial. Félix Ríos MacGrier, criminólogo, perito judicial y experto en perfilación criminal. Mario Murrieta, experto y profesor universitario en materia vial. Miguel Ángel Paredes, Subinspector de la Policía Local y docente en materia de Seguridad Vial. Diana Parente, Policía local y criminóloga. Ana Quevedo, periodista, criminóloga, docente y bloguera. Fernando Ramírez, criminalista, criminólogo y diplomado en Medicina Forense. Y finalmente Flor Zapata, Licenciada en Geografía e Historia, impulsora del lazo naranja para las víctimas viales.

5-     Se escriben libros, se redactan leyes, se realizan reuniones a gran escalas como hace pocos días tuvo lugar en Torrevieja -Alicante por la DGT, no cree, que si las carreteras en general son transitables, los vehículos cada día son más seguros, que todo se circunscribe  a la Educación Vial, que debe ser inoculada desde pequeñitos a todos porque, en definitiva todos formamos parte activa de esta sociedad.
Efectivamente, esa pregunta es una respuesta, ha dado las claves de forma clara. Cuando se produce un siniestro vial más del 80% es responsabilidad del factor humano y el casi 20% restante queda para el factor vía y el factor ambiental. Se hacen muchas campañas publicitarias relacionadas al tema, sin embargo la educación vial va más allá de eso. La educación vial se refiere a toda la formación relacionada con la seguridad vial cuyo fin es la prevención de siniestros viales o la minimización de sus efectos, especialmente para la vida y la salud de las personas. Como ya he comentado, la educación vial juega un papel fundamental en la formación de las personas, desde bien niños. Por eso las Policías Locales están muy concienciadas en este asunto y anualmente ofrecen sus programas de educación vial a los colegios y escuelas de su municipio, para enseñar a los alumnos a comportarse debidamente en las calles y carreteras. La educación vial comienza en el colegio e incluso antes, los niños observan a sus padres. LA EDUCACIÓN VIAL DEBERÍA SER UNA ASIGNATURA OBLIGATORIA EN LOS COLEGIOS. Y lo digo así en mayúsculas, pero por temas políticos que todos conocemos no lo es. Todos los que tengamos algo de responsabilidad con los menores estamos obligados moralmente a educarles en valores de respeto y comportamiento adecuado en la circulación. Si educamos a un niño correctamente no tendremos que reprocharle comportamientos ilegales cuando crezca, porque habrá crecido asentando lo que está bien y lo que está mal. Muchas víctimas de tráfico se arrepienten de su comportamiento, pero lo hacen tarde, cuando ya han sido víctimas o causantes. Luego están los que por mucho que hagas les da igual todo y son incorregibles, es inevitable.


6-     Díganos a TODOMOTOR, ¿dónde se puede adquirir el libro y a donde irán a parar los beneficios del mismo?
El libro se puede comprar solamente por Internet, no está en librerías físicas, es venta bajo demanda y la web donde está toda la información es: http://criminologos.eu/criminologiavial
Los beneficios hasta antes de la presentación los destinamos a la Asociación Canarias Vial y lo obtenido en Madrid irá destinado a otra asociación, Vida en la carretera. Queremos ir repartiendo entre diferentes asociaciones. Canarias Vial destinó el dinero a comprar unas gafas que simulan la conducción alcohólica, muy útiles para sus charlas. Es muy bonito que el dinero vaya destinado a estos fines y no a llenar la barriga de comensales que se creen estrellas.


7-     Por último, tire de su experiencia como profesional, ¿qué solución tiene esto?
Le diría que los siniestros viales se producen cuando falla la seguridad vial y que ésta se garantiza con conductores, pasajeros y peatones bien formados, empáticos, educados y respetuosos con los demás, respetando las normas de circulación. Si falla algo de lo anterior se produce un suceso con consecuencias que pueden ir desde unos simples daños materiales hasta la muerte. La utopía es llegar a cero víctimas, eso se consigue cuando no circula ningún vehículo, pero ya sabemos que es impensable e irracional. Por lo tanto nos queda educar desde pequeños, cumplir las normas y estar siempre preparados para lo peor, sin miedo, pero con respeto y mucha empatía.