domingo, 4 de enero de 2015

LA ENTREVISTA

TODOMOTOR ENTREVISTA A MARIO ARMERO, VICEPRESIDENTE EJECUTIVO (ANFAC) Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones


Abrimos este años 2015, con la opinión más que autorizada de Mario Armero, un hombre con una trayectoria más que dilatada en el mundo empresarial y gran conocedor de los pormenores del sector de la automoción como Vicepresidente Ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones.



Antes de pisar con fuerza en el presente, habrá que mirar atrás para ver como se ha presentado 2014 y cuáles fueron los números que les dejó al sector del automóvil. Señor Armero, ¿Es un buen momento para hacer una valoración de cómo ha tratado 2014 a mundo del automóvil en España?

-Estamos en un proceso de cambios y el automóvil ha sabido encontrar fórmulas para avanzar hacia un futuro más estable y de crecimiento. El sector del automóvil empieza a ver como el mercado crece, la producción de vehículos toma impulso y el empleo recupera posiciones. Esto es una realidad, gracias al apoyo del Gobierno con la aprobación de los Planes de Incentivos, al talento dentro de las factorías que han impulsado al automóvil como un referente para la economía española y como no, valorar de forma muy positiva toda la cadena de valor que compone la industria del automóvil, como las empresas de alquiler, concesionario, componentes, sector asegurador, etc.
La industria del automóvil constituye un pilar fundamental de la recuperación. Nuestras fábricas y nuestros productos están preparados para aprovechar la inercia de crecimiento del comercio mundial.

Es evidente, señor Armero, que hemos entrado en 2015 con un impulso optimista del sector, que ha abierto nuestra puertas a Europa, convirtiendo nuestra industria del automóvil en un referente para éste año.


-Hay varias razones de peso para que los inversores extranjeros apuesten por las fábricas españolas:
Los Convenios colectivos de empresa han jugado un papel fundamental para no perder un número masivo de empleos, donde empresas y sindicatos han dotado de mayor flexibilidad a las fábricas.
El papel de las organizaciones sociales ha sido clave en este proceso de adjudicación de nuevos modelos. Otro aspecto es la industria de componentes muy internacionalizada y de primer nivel mundial con amplia experiencia en desarrollos de I+D+i que tenemos en España.
La diversidad en la búsqueda de nuevos destinos para los vehículos “Made in Spain” ha sido clave para seguir incrementando los volúmenes de producción. En este sentido, la industria automovilística ha tenido mucha influencia en la mejora del comercio exterior. Este año esperamos un superávit comercial de 16.000 millones de €.
Otro de los secretos es la gran variedad de modelos que se fabrican en España. Estamos en todos los segmentos: Turismos, TT, comerciales, industriales, eléctricos, híbridos, de gas, etc….

También está siendo muy importante para el sector, lo que es un claro ejemplo de colaboración público-privada entre la Administración y un sector, el impulso hacia un entorno favorable a la fabricación. Los planes de estímulo aprobados por el Gobierno están siendo una herramienta perfecta para la industria del automóvil.


Aunque el mensaje es optimista por su parte señor, Mario Armero, no podemos parar aquí, son muchas las asignaturas pendientes que restan, y mucho el trabajo que realizar. Por eso y por otras razones, entramos en 2015 pisando fuerte pero con un proceso abierto al que hay que impulsar.


La industria del automóvil apuesta por España y está dispuesta a asumir los sacrificios que le correspondan en esta etapa de importantes ajustes. Para ello, hay que continuar con el proceso de reformas ya iniciado y que hacen falta para impulsar el camino hacia el éxito y seguir ganando en competitividad en nuestra industria.
Son horas de cambio, son momentos de ampliar nuestras fronteras. Tenemos que cumplir la propuesta de ANFAC del Plan 3 Millones, de alcanzar esa producción y seguir trabajando de cara al futuro.
Aunque estos datos nos sitúen en una mejora general del sector y de la economía, todavía no está todo hecho y es necesario seguir con estímulos para mejorar el mercado interno. Estamos lejos de los volúmenes que como país deberíamos tener.


Tenemos que seguir trabajando y ser capaces de mejorar en todos aquellos aspectos relacionados con la competitividad. Necesitamos una política industrial encaminada a mejorar la competitividad en factores como la logística, la I+D+i, los temas laborales, de formación, la fiscalidad, los costes energéticos, etc.
El sector del automóvil es un ejemplo de globalización, pero también de compromiso por un país. Debemos seguir potenciando los sectores punteros y que crean valor añadido.

Con esta frase última nos quedamos, gracias señor Mario Armero,VICEPRESIDENTE EJECUTIVO (ANFAC) Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones, por sus respuestas, estamos seguro que aquellos que les leen tomaran debida cuenta de sus opiniones y previsiones, así como, de sus recetas, para que el sector siga subiendo y lleguemos a cotas en las que la productividad sea denominador común para todos, y volvamos a ser referente en el sector y en la familia de la automoción.
Un saludo y mucha suerte.