sábado, 17 de junio de 2017

LA ROTONDA

EL TINTO...¡NO! EL TONTO DEL VERANO



Se disparan los accidentes en esta época donde los días son más largos y las vacaciones y el tiempo libre desata todo tipo de pasiones, algo que nunca debería ocurrir al volante de un vehículo.
Las fiestas, celebraciones populares, y reuniones con amigos, que hace un año que no veíamos, hacen que no tengamos en cuenta nuestra responsabilidad si vamos a conducir y nos tomemos más de una copa. Y ya sabemos que una cosa no casa con la  otra. Por lo tanto, “divierte, pero no conduzca”. Otro de los aspectos es el aumento de ciclomotores en las carreteras, y de peatones en las calles y sobre todo en vía secundarias, donde hacen que aumente los choques, y por consiguiente lesiones y muertes. Hay que saber en todo momento si es segura la vía por donde estamos transitando y sobre todo llamar la atención de los vehículos que circulan por ella de nuestra presencia.

Los fallecimientos y traumatismos graves crecen casi un 40% (frente a otros periodos del año), los tráficos con alcoholemia positiva aumentan también alrededor de un 40% y los atropellos son un 27% superiores.

Estos datos son de un estudio de Mutua Madrileña, que además nos regala este decálogo que nos puede venir muy bien éste verano:

1-Preparar correctamente el itinerario, especialmente cuando vamos a emprender excursiones y trayectos cortos desde el lugar de vacaciones.

2-No iniciar el viaje si no se ha descansado lo suficiente, ya que nuestros reflejos y capacidad de reacción no estarán como en condiciones normales y porque, aunque al principio del trayecto no lo percibamos, en poco tiempo comenzaremos a resentirnos.

3-Evitar las rectificaciones de trayectorias tardías e imprudentes por miedo a equivocarnos de camino. Seguir hasta el próximo cambio de sentido, aunque no sepamos si está cerca o lejos.

4-No ponerse una hora fija de llegada al destino, ya que, si vemos que no la vamos a poder cumplir, tenderemos a ir con prisa, lo que nos llevará a incrementar la velocidad y realizar más adelantamientos.

5-Extremar la precaución, especialmente en zonas vacacionales, con los peatones. En el caso de éstos, y cuando se circule por carreras, caminar siempre por la izquierda, en sentido contrario al de los vehículos.

6-No conducir bajo los efectos del alcohol ni cualquier otra sustancia, ni siquiera en desplazamientos cortos y conocidos. Seguir la práctica de que "el que conduce, no bebe".

7-Señalizar correctamente el vehículo en caso de avería o accidente, manteniéndolo desalojado y evitando que los pasajeros estén próximos a la vía de circulación.

8-Realizar una correcta revisión y mantenimiento del vehículo, ya que el verano es probablemente la época del año en que más se va a utilizar.
 
9-Distribuir bien la carga en el maletero, intentar no llevar más de lo necesario y no colocar nunca objetos sueltos e, ya que un frenazo los convertirá en proyectiles hacia los ocupantes del vehículo.

10.Cuando se circule en moto, utilizar el casco siempre (todos los ocupantes) y en todo momento

CONCLUSIÓN: 

El verano, este rincón poético para muchos, donde surgen las más y mejores historias de nuestra vida, es una muy buena época para evocar, para recopilar momentos intensos que hemos vivido con nuestra familia y nuestros amigos.
El verano, es ese pedazo del año, donde la luz nos ilumina el camino hacia la vida.
Por eso tenemos, que poner de nuestra parte, para seguir escribiendo en el diario de nuestra vida las mejores páginas, los mejores instantes y recopilar esa bella instantánea que algún día recodaremos con especial nostalgia.
La conclusión de hoy es muy clara, tenemos que evitar siempre, pero especialmente en VERANO, todos aquellos borrones que nunca escribiríamos en el diario de nuestra vida y que de ninguna manera estaremos dispuesto a recordar.
Vivamos intensamente el verano, pero nunca irresponsablemente con un vehículo y mucho menos poniendo en peligro nuestra vida ni la de los demás.

Pongamos en marcha nuestro SENTIDO COMÚN, no hace falta nada más para caminar por este recorrido del calendario, donde la fiesta es para vivirla, el mar para disfrutarlo y la montaña para respirarla.
La carretera, es el nexo de unión entre nuestra vida y nuestro destino. Seamos responsable y disfrutemos del VERANO y hagamos que los demás también disfruten.
Ser educados, y atender a las normas que existen nos ayudará mucho a que al final, podamos seguir escribiendo las mejores historias que todavía nos quedan por vivir.

Feliz verano familia.




Pepe Bejarano.