lunes, 17 de julio de 2017

EL RACE PIDE UN PLAN DE MEDIDAS URGENTES PARA REDUCIR EL RIESGO DE ACCIDENTE EN VÍAS URBANAS



Con datos consolidados a 30 días en zona urbana e interurbana, aumentan los usuarios vulnerables fallecidos, como son los ciclistas, los motoristas y los peatones.

El RACE pide aumentar la atención en factores de riesgo, como la influencia de las distracciones en los accidentes, el alcohol y las drogas, así como impulsar acciones formativas viales en el entorno laboral.
Renovar el parque automovilístico, en el que más del 55% de los vehículos tienen al menos 10 años, y aumentar la inversión en infraestructuras, mejorarían la seguridad.


 Los fallecidos en zona urbana han aumentado un 18%, un dato que debe mover a todas las instituciones, nacionales, regionales y locales a tomar medidas urgentes para prevenir el riesgo entre usuarios vulnerables. Los datos publicados hoy por la Dirección General de Tráfico con los accidentes y fallecidos correspondientes al año 2016, revelan un cambio negativo en la tendencia de los últimos años. Para el Club de automovilistas, hay que incidir en factores como el control del alcohol y las drogas al volante, o las distracciones, y poner el foco en los accidentes de tráfico que aumentan, como son los producidos en el entorno laboral, y los colectivos de mayor riesgo, como son los usuarios más vulnerables.

Ante el incremento de las cifras de siniestralidad presentadas hoy por la DGT, el RACE muestra su preocupación por el repunte de los fallecidos, e insta a las instituciones centrales, autonómicas y locales a poner en marcha medidas urgentes para frenar la accidentalidad vial, sobre todo en entornos urbanos. Estas acciones deberían ser prioritarias en los colectivos más vulnerables, como son peatones, ciclistas y motoristas, ya que se ha registrado un incremento en la mortalidad durante 2016.

El Ministro del Interior presentó el pasado mes de febrero una batería de medidas dirigidas a reducir el riesgo de accidente. Este paquete de acciones, que sirvió para alertar a la sociedad del aumento de los accidentes de tráfico y en el que se reclamó un Pacto de Estado, debería ser ampliado con un plan urgente de medidas que permita a las corporaciones locales y regionales luchar contra los accidentes de tráfico, dotándole de objetivos y recursos.

Del mismo modo, el RACE alerta de que este elevado aumento de la siniestralidad tiene que ver en gran medida con el aumento de los accidentes de tráfico en entornos laborales, unas cifras que el pasado año supusieron un incremento del 18% en el número de fallecidos. Ante estos datos, el RACE pide al Ministerio de Empleo y Seguridad Social un plan de incentivos fiscales para que empresas y autónomos pueden llevar a cabo acciones de seguridad vial en los entornos laborales, como son la puesta en marcha de planes de movilidad, cursos online o campañas de concienciación entre los trabajadores, y así contribuir a la reducción de la siniestralidad.

Del mismo modo, el RACE considera necesarias un mayor número de campañas de concienciación a los usuarios, que alerten sobre los riesgos de determinadas conductas, como el uso de los dispositivos móviles al volante, el alcohol o las drogas. También preocupa el porcentaje de ocupantes fallecidos que no hacían uso del cinturón de seguridad, que alcanzó a uno de cada cuatro muertos en el interior de un vehículo.

Los peatones y los ciclistas son otro de los colectivos que han sufrido un incremento de la siniestralidad, y a los que se le deben destinar un mayor número de recursos, sobre todo en entornos urbanos. Para ello el Club de automovilistas insta a las administraciones locales a llevar a cabo acciones pedagógicas de sensibilización orientadas a las principales causas de la siniestralidad de estos colectivos, poniendo especial hincapié en los más pequeños y en el colectivo senior.

Mejorar el parque automovilístico e inversión en infraestructuras

Mejorar los niveles de seguridad en las carreteras es una labor que implica a todos. Las instituciones también tienen una responsabilidad compartida en la reducción del riesgo, por ejemplo, con mejores vehículos. El RACE considera que una renovación del parque automovilístico incide en la mejora de la seguridad. Coches más seguros, modernos, menos contaminantes, y dotados de mayores sistemas de protección. Y junto al vehículo, más y mejores infraestructuras, dotando de más seguridad en el caso de accidente, sobre todo para los usuarios de las dos ruedas, como la creación de carriles bici, la protección de los guardarraíles, la mejora de la adherencia del firme, de la señalización…

Además, el RACE quiere recordar que, según un informe de la FIA, en España los impuestos que pagan los propietarios de turismos cubren con creces sus costes de movilidad, por encima del 150%, y en el caso de las motocicletas, pagan tres veces respecto a lo reciben en concepto de inversión en infraestructuras, pudiendo reinvertir estos ingresos en la mejora de las protecciones viales de los sistemas de contención de las carreteras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario