domingo, 6 de agosto de 2017

UN PILOTO CON ÁNGEL



Siempre tuvo alas.

No llegamos a creernos que Ángel Nieto haya desaparecido para siempre de nuestras vidas. ¡Es imposible! 

Él, ha sido de esas personas que mientras nosotros, hacíamos nuestra vida, trabajar, comer, leer un libro o hacer deporte, él siempre estaba ahí…por eso nos va a costar más trabajo saber que ha desaparecido de nuestro entorno.

Ángel, ha sido un hombre humilde, competitivo, sin duda, con muchísimos amigos y conocidos en todo el mundo. Esta leyenda del deporte, que lo ha ganado todo, en los circuitos, cuando la seguridad brillaba por su ausencia. Sólo hay que ver los cascos, monos, guantes, etc., que se utilizaban entonces. Fíjese, si esto de competir en motos era peligroso, que cuando terminaban la carrera, todos se iban de copas para celebrar que no había ocurrido nada. Bueno, estos días, se ha hablado de la falta de reconocimiento en vida para el piloto zamorano por las instituciones españolas. 
Qué podría haber ganado un Príncipe de Asturias, es evidente, o cualquier otro premio deportivo de alto prestigio, pues sí. Lo que esta claro, es que, ha ganado el mejor premio que un ser humano ha podido ganar en su vida, y es el de la amistad y el reconocimiento personal y profesional de todos los que le conocían. Estoy deseando, que llegue septiembre, en que que se le va realizar un homenaje multitudinario en Madrid. Ahí podremos ver si era querido o no, este hombre que ha dejado parte de sus cenizas en la Capital de España y la otra mitad, en Ibiza,allí donde ha fallecido,y era feliz con su familia.

Ángel Nieto, ha sido un fenómeno. Desde abajo, ha ido subiendo peldaños, siempre por derecho, jugándose la vida en cada entrenamiento, en cada carrera. Cuando no había seguridad y cuando esto de las motos no salía por televisión y por consiguiente no generaba pingües beneficios para todos y sobre todos para los pilotos.

Ángel, ha sido un hombre del motociclismo toda su vida, si es así, que la ha perdido en un bicho de cuatro ruedas. Paradojas de la vida.

Buen consejero para aquellos que estaban empezando, y buen amigo para los grandes campeones en la actualidad. Se lleva bien con todo el mundo y con los que no, es que es que no se lo merecían.
Habrán notado, seguramente, que he utilizado el pasado y el presente del verbo, muchas veces inconscientemente, porque, no me lo puedo creer todavía.

Estoy seguro que muchos hemos aprendido de él, no solo, de motociclismo, sino también, de cómo conducirnos por la vida, para mí ha sido, como esa persona, con la que he crecido, y mientras yo me hacía mayor, él iba creciendo, con sus pocos centímetros de estatura y sus 70 años de envidiosa melena al viento, ÁNGEL NIETO, un PILOTO CON ÁNGEL, que nunca morirá, porque desde el momento que murió, empezó la LEYENDA.
 D.E.P.
 
Pepe Bejarano.