sábado, 23 de septiembre de 2017

LA ROTONDA



EN CONEXIÓN

No hay duda de que el coche conectado supone una innovación que impacta de lleno al sector de la automoción, con ventajas que se irán potenciando en los próximos años e inconvenientes que tenderán a minimizarse.

Para el que suscribe, la conexión del vehículo con todo pasa fundamentalmente por conseguir 0 accidentes y por lo tanto 0 víctimas y heridos. Todo lo demás, estará abierto a la siempre atenta mirada de los astutos negociadores, que hacen de las nuevas tecnología un negocio próspero y de futuro.

El concepto de coche conectado hace referencia a un vehículo con acceso a Internet que puede contar también con conexión por satélite o red de área local inalámbrica. En definitiva, va más allá de conectar un Smartphone al sistema multimedia del vehículo, para dar lugar a una comunicación con el exterior, un intercambio de datos, permitiendo además la comunicación Car-To-Car (C2C) y Car-To-Infraestructura (C2I).

El coche conectado abarca múltiples innovaciones, desde el acceso a música o radio por Internet, hasta tecnologías más sofisticadas como Sistemas de Asistencia a la Conducción Avanzados (ADAs) o sistemas para evitar los semáforos en rojo.

El coche conectado es ya una realidad y sigue ganando terreno en el sector de la automoción, generando nuevos retos y oportunidades. De hecho, según la consultora Gartner, en 2020 la producción de coches conectados superará los 60 millones y el 90% de los vehículos estará conectado a Internet.

¿Realidad o Ciencia ficción?

¿Estaremos más controlo dados?

Por lo tanto más expuesto, y no seremos dueños de nosotros mismos. O si lo miramos con los ojos de la Seguridad Vial, ¿tendremos más ventajas que inconvenientes?

CONCLUSIONES:

VENTAJAS

 Seguridad. La implantación de tecnologías como los Sistemas de Asistencia a la Conducción Avanzados (ADAs) contribuye a la reducción de accidentes y/o de su impacto al actuar cuando se detecta un peligro u obstáculo, así como al salvar posibles errores humanos. Otra innovación que impactará en la seguridad es el eCall, sistema que alerta al 112 en caso de accidente para acelerar la intervención de los servicios de emergencia y que será obligatorio en vehículos fabricados a partir del 31 de marzo de 2018.

 Auto-detección de averías o de necesidad de mantenimiento. El vehículo conectado puede incluir información que permita detectar la existencia de una avería, así como su origen o la necesidad de mantenimiento dado el uso o el desgaste de ciertas piezas.

 Conducción más eficiente y menor contaminación. Gracias a Sistemas de Navegación Inteligente o a la búsqueda de la ruta más óptima (con información sobre atascos, carreteras cerradas, accidentes…), es posible ganar eficiencia y reducir el consumo de combustible.

 Conexión a Smartphone y aparición de nuevas aplicaciones. Es factible conectarse a los móviles inteligentes y, de ese modo, escuchar música en streaming o recibir llamadas, entre otras funciones. El móvil también puede ser utilizado como llave inteligente para abrir o encender el vehículo, activar el sistema de climatización a distancia o para habilitar a un amigo la opción temporal de que pueda acceder a nuestro coche a través de su móvil. El coche conectado también da lugar al desarrollo de tecnologías que lo conectan con el hogar del conductor, por ejemplo, para que se encienda la calefacción al dirigirse a casa.


 Acceso a información de utilidad. Es viable el acceso en tiempo real sobre información del estado de las carreteras, meteorología, puntos de recarga eléctrica, ubicación del vehículo (especialmente beneficioso en caso de robo). Incluso cabría la posibilidad de obtener mayor información ante un posible siniestro, ayudando a establecer sus causas y a optimizar su gestión.


INCONVENIENTES

 Hackeo. Los vehículos conectados podrían ser objeto de un ataque informático controlando sus sistemas, vulnerando los sistemas de apertura, bloqueando el vehículo o robando credenciales e información.

 Privacidad y recopilación de información sobre conducción. La recopilación y registro de datos sobre la conducción y el vehículo asociados al coche conectado da lugar a nuevas necesidades legislativas que garanticen la protección de los datos recogidos.

 Precio más elevado. Determinadas tecnologías del coche conectado pueden encarecer su precio considerablemente. Por otra parte, algunos usuarios tienen dudas por el eventual riesgo de avería u obsolescencia de los sistemas.

 Distracciones al volante. Al tener acceso a un mayor número de funciones, se incrementa el riesgo de distracción, un riesgo que se trata de minimizar cuidando la seguridad y ergonomía de las diferentes aplicaciones.
Y lo próximo será hablar del coche autónomo, eso será otra historia que tendrá que ver mucho con lo que les he comentado en el día de hoy, pero la comodidad y la seguridad 100% estará a nuestro alcance ¿o no?
Antes de enviar a nuestro coche a que estacione solo, o nos recoja, allí donde lo solicitemos y se convierta en nuestro taxi particular, antes habrá que crear nuevas infraestructuras en las empresas de la automoción, habrá que legislar mucho y sobre todo saber a dónde queremos ir y si estamos preparados para hacerlo.
De momento, piso el embrague, pongo la primera y me voy de fin de semana.

Un saludo a todos, hasta la próxima semana, familia.

Pepe Bejarano.

1 comentario: